El Alto, 12 jun – La Segunda “Feria de la Llajua” se realizó el domingo en El Alto, con gran éxito por la calidad de la oferta culinaria y la cantidad de asistentes.

Una competencia entre autoridades Municipales de la ciudad de El Alto abrió la feria, que tiene el propósito de revalorizar la identidad gastronómica en la ciudad más alta del mundo.

“Hoy estamos revalorizando nuestra cultura gastronómica, acompañados con nuestros batanes tradicionales, para preparar una rica llajua. No es lo mismo en la licuadora que una llajua hecha en el batán, tiene su gustito y su sazón peculiar y única”, dijo el secretario municipal de Atención Ciudadana y Gobernanza de El Alto, Henry Contreras, al inicio de la feria.

El denominado “Prado Alteño”, ubicado en el Distrito 1, fue el escenario donde se dieron cita alrededor de 15 centros gastronómicos de la ciudad de El Alto que ofrecieron a los asistentes platos típicos y de alto consumo en la urbe alteña, como pesque, wallake, ají de fideo, chicharrón entre otros.

Un plato de llajua, salsa infaltable en la mesa tradicional boliviana, expuesto en la «Feria de la Llajua» del domingo 11 en El Alto. (eabolivia.com).

Y es que en el platillo tradicional o, incluso, gourmet, no puede faltar el condimento hecho con locoto (acompañado por tomate, quirquiña, huacataya) o ají (con pedazos de cebolla o huevo). De acuerdo con un diagnóstico elaborado por el Gobierno Autónomo Municipal de El Alto (GAMEA), de diez alteños, siete consumen llajua.

La actividad contó con la presencia del presidente del Concejo Municipal, Antioco Cala, las concejalas Jhannete Chuquimia y Reveca Cruz, entre otras autoridades que de manera entusiasta compitieron picando locotos, pelando tomates y añadiendo la quirquiña para darle ese aroma tradicional que tiene la llajua. Todos estos ingredientes fueron molidos usando el tradicional batán y sus moroq’os que dieron como resultado una exquisita llajua.

En cuanto a los beneficios del locoto, se trata de un desintoxicante con vitamina C en mayor cantidad que las frutas cítricas, es además fuente importante de fósforo y potasio. Al momento de comer, poco importan estas características, sino que lo primordial es el sabor que aporta a la comida, ya sea en un choripán, un ají de fideo o una chunchula.

En la oportunidad también se desarrolló la Feria Dominical, que fue propicia para mostrar y ofrecer la mano de obra de los productores alteños en los rubros de madera, cuero, textiles y otros. Además, se sumaron instituciones privadas, para ofrecer sus productos a los asistentes.

“Ese emprende turismo que está en nuestros artesanos, micro empresarios para recuperar el poder económico de nuestra ciudad. Es bueno contribuir comprando productos nacionales hecho en Bolivia y hay tenemos una gran oferta de nuestras manos alteñas”, agregó Contreras.

Asimismo, se contó con stands de promoción turística y venta de artesanía, danza, música, juegos infantiles, MyPEs, productos para cuidar el cuidado del cuerpo entre otros productos que resaltaron la feria.

Autoridades municipales inauguran la segunda «Feria de la Llajua», el domingo 11, en el «Prado Alteño». (AMI).

 

 

 

/AMI -reporte oficial

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?