La Paz, 22 jun – El expresidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Guillermo Achá, cumplirá detención preventiva en su domicilio y no en la cárcel, según dispuso la justicia paceña en la madrugada del jueves, en la audiencia de medidas cautelares del caso de presunta corrupción en la compra de tres taladros.

Achá fue involucrado en el caso taladros y está acusado por incumplimiento de deberes, uso indebido de deberes y conducta antieconómica, en la adjudicación de la italiana Drillmec para la compra de tres equipos de perforación.

La resolución del juez Jugo Huacani señala que el exejecutivo petrolero “tendrá detención domiciliaria con vigilancia del fiscal, investigador y el juzgado, quien en cualquier día podrá presentarse en el domicilio del imputado para verificar su cumplimiento”.

Achá deberá acreditar un domicilio en La Paz.

¿FAVORECIMIENTO?

El Ministerio Público denunció que el juez Huacani permaneció con el expresidente de YPFB, supuestamente a solas, poco antes de dictar su detención domiciliaria y responsabilizó al Ministerio de Justicia y Transparencia de favorecer al imputado para que cumpla su detención en su casa.

El fiscal Rudy Terrazas calificó como “nefasta” y “contradictoria” la decisión del juez porque lo “más paradójico de esta resolución es que le da detención domiciliaria y también que acredite un nuevo domicilio en La Paz”.

Asimismo dijo que es responsabilidad del Ministerio de Justicia y Transparencia porque sus abogados pidieron que el juez disponga la detención domiciliaria, contrariamente a la petición del Ministerio Público que había solicitado la detención preventiva en el penal de San Pedro.

“También es responsabilidad del Ministerio de Justicia y Transparencia toda vez que los abogados que han intervenido han pedido al juez que disponga la detención domiciliaria (para Achá) y no solo eso, sino que han ratificado en la complementación y enmienda donde ellos aclaran que han pedido la domiciliaria y no así la preventiva”, protestó el fiscal.

La audiencia de medidas cautelares se extendió por más de seis horas, hasta que en la madrugada de este jueves se definió la situación del expresidente de YPFB quien fue imputado por los delitos de conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y uso indebido de influencias, por la irregular compra de tres perforadoras.

“Hacemos conocer y lo hemos hecho públicamente y consta en acta el hecho de que cuando la juez ha señalado un cuarto intermedio para que dicte su resolución extrañamente el imputado Guillermo Achá, su abogado y al parecer su esposa se habrían quedado en el ambiente de (al) lado”, denunció Terrazas.

El abogado de Achá, Héctor Castellón, rechazó las declaraciones del Fiscal y aseguró que el juez y Achá no permanecieron juntos, ya que el expresidente de YPFB estaba en otro ambiente.

Según el Ministerio Público, existían suficientes indicios para que la autoridad jurisdiccional dicte detención preventiva en la cárcel, como ha sucedido con otros siete exfuncionarios de YPFB que guardan detención en diferentes centros penitenciarios.

RI -reportes Erbol, ANF

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?