Los jóvenes fans de la estrella del pop estadounidense Ariana Grande, que en muchos casos acudían por primera vez a un concierto, huían aterrorizados del Manchester Arena mientras los padres buscaban desesperadamente a sus hijos.

Según narraron los testigos del atentado suicida que dejó 22 muertos y 59 heridos el lunes por la noche, el lugar parecía una carnicería.

«El pabellón se quedó pavorosamente en silencio durante cinco o seis segundos, que parecieron más largos, y luego todo el mundo corrió en todas direcciones», explicó a la AFP Kennedy Hill, una adolescente que asistió al concierto de la artista estadounidense.

Su madre, Stephanie Hill, dijo que la gente perdía zapatos y teléfonos por el camino al tratar de huir del lugar.

«Había muchos niños y adolescentes como mi hija en el concierto. Es trágico», lamentó.

«Se oyó una gran explosión y luego vi humo», dijo por su parte Ryan Morrison, de 19 años, al diario Manchester Evening News.

«Alguien gritó ‘¡bomba!, y todo el mundo empezó a correr. Fue una carnicería», añadió.

Ariana Grande, la estrella adolescente. Los asistentes a su concierto del lunes en Manchester fueron blanco de un atentado. (JBH News).

«NO HA APARECIDO»

Charlotte Campbell explicó apesadumbrada que no había encontrado a su hija, en declaraciones al programa de televisión Good Morning Britain.

«Todo lo que sé es que estaba en el Manchester Arena con su amiga viendo a Ariana Grande y todavía no ha aparecido», dijo.

«No logró contactar con ella. He llamado a hospitales, he llamado a todos los sitios, a los hoteles donde decían que habían resguardado a los niños».

«He llamado a la policía. No hay noticias, tengo que esperar. Estoy en casa por si aparece», agregó.

«Escuché un gran estruendo y entonces todos empezaron a correr hacia nosotros gritando y llorando. Todos nos pisotearon para lograr salir», contó a la cadena BBC Jessica, una de las 21.000 personas que terminaban de ver el espectáculo de la cantante estadounidense, muy popular entre los adolescentes.

«Todo el mundo era presa del pánico», contó a la cadena Sky News Isabel Hodgins, una actriz que también estaba en el lugar.

«El pasillo estaba lleno y olía a quemado, había mucho humo en el momento en que nos fuimos», recordó.

FUEGO EN EL CUELLO”

Elena Semino, que esperaba que saliera su hija de 17 años, dijo al diario The Guardian que también resultó herida.

«Sentí como un fuego en el cuello y cuando levanté la vista había cuerpos por todos lados», dijo.

Gary Walker, procedente de Leeds, dijo a la BBC que había recibido trozos de metralla y que su mujer tiene lesiones en el estómago.

«Escuchamos la última canción y después de repente hubo un gran destello, un estruendo y salió humo», dijo.

Su hija, Abigail contó la dificultad que encontró para salir del lugar.

«Tenía que asegurarme de que tenía a mi hermana. La agarré y la tiré con fuerza. Todo el mundo corría y gritaba», relató.

«Fue absolutamente aterrador», resumió.

Cheryl McDonald, que asistió a la actuación con su hija de nueve años, dijo a la cadena Sky que nunca había sentido tanto miedo.

«Nunca había estado tan asustada en toda mi vida. Mi hija está muy, pero muy conmocionada», contó.

McDonald describió que la escena tras el incidente era «devastadora» y que el lugar «estaba lleno de niños».

Los servicios de emergencia indicaron que trasladaron a 59 heridos a varios hospitales y que también asistieron a personas de manera ambulatoria.

Emma Johnson, contó a la cadena BBC que ella y su marido estaba en el lugar para recoger a su hijo de 17 años y a su hija de 15 y que la explosión fue en el vestíbulo.

«Estábamos al inicio de las escaleras y los vidrios explotaron. Yo estaba cerca de donde estaban vendiendo los recuerdos. Todo el edificio se sacudió», señaló.

«Hubo una explosión y después salieron llamas. Obviamente corrimos y tratamos de encontrar a nuestros hijos y afortunadamente para nosotros todos estaban a salvo para contarlo», explicó.

Investigadores forenses ingleses buscan rastros en la Manchester Arena. donde se produjo el atentado con bomba el lunes. (Reuters).

MANCHESTER-Inglaterra/ AFP

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?