(La Paz, 15 nov).– Sus padres denunciaron que fue sacrificado en una mina que tiene en esa localidad la Cooperativa Santa Bárbara, pero un rastrillaje policial no encontró señales de su paradero.

La Policía sospecha que el menor Jhoel Deyvert Condori Aliaga, reportado como desaparecido desde hace dos meses y que, según sus padres, habría sido sacrificado en un ritual minero en la localidad de Cosmipata, pudo en realidad haber sido trasladado a otro lugar, por lo que decidió activar un operativo de búsqueda internacional que incluye las diferentes fronteras del país.

“Tenemos que tomar varias declaraciones y ver si ha sido trasladado a otro lugar y para eso hemos trasladado nuestra red nacional de desaparecidos. Lo están buscando también en fronteras como Desaguadero, Yacuiba y Villazón, donde tienen conocimiento de esta desaparición, y a nivel internacional a través de Interpol. Hay una notificación azul que sirve para la búsqueda de personas desaparecidas”, informó el director Nacional de la Fuerza Especial de lucha Contra el Crimen (FELCC), coronel Nelson Mejía.

En la semana, un equipo interinstitucional se trasladó a la comunidad Cosmipata, provincia Muñecas del departamento de La Paz, donde realizó un rastrillaje en los ocho sovacones de la Cooperativa Santa Bárbara y constató que no existen rastros del menor. Solo se encontraron manchas hemáticas de sangre pero luego de un análisis se comprobó que se trataba de animales y no de un ser humano

Mejía dijo que, tras esa verificación, se decidió extender las labores investigativas incluso fuera del territorio nacional. “No vamos a escatimar esfuerzos para dar con el paradero del menor, existen varias hipótesis, vamos a trabajar con varias personas”, anunció.

La Policía decidió además continuar tomando declaraciones a los habitantes de la zona e incluso realizar un empadronamiento en la comunidad Cosmipata, donde habitan unas 100 personas, para ver si Jhoel pudiera estar retenido en algún lugar.

 

/RI/Fuente: La Razón

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?