(La Paz, 5 de agosto 2021).- La Unión Europea emitió un comunicado en el que “rechaza categóricamente” que en 2019 haya participado de una conspiración con el objetivo de “preparar un golpe de Estado”, en respuesta al oficialismo que la acusa, junto a la Iglesia Católica, de haber llamado a un diálogo político-cívico para allanar el camino a la presidencia de la exsenadora Jeanine Áñez.

“En noviembre de 2019, bajo el liderazgo de la Iglesia, ayudó a facilitar reuniones involucrando a actores clave de todos los partidos políticos, incluido representantes del MAS, con un solo objetivo: ayudar a pacificar el país en tiempos de extrema tensión facilitando una plataforma para el diálogo, con el propósito de evitar más violencia y poner fin a la crisis que sacudió al país”, sostiene la parte central del comunicado oficial.

Se aclaró que el pronunciamiento responde a todas las misiones diplomáticas que hacen al bloque europeo.

El gobierno de Luis Arce y el oficialismo responsabilizan a la Iglesia Católica y a la Unión Europea de haber alentado un diálogo en la crisis de 2019 que acabó llevando al poder a Áñez, quien –según aseguran- no estaba en la línea de sucesión porque era de la bancada de minoría y asumió la presidencia del Senado, luego la Presidencia de Bolivia, en sesiones sin quórum, vulnerando los preceptos constitucionales.

Mientras que el procurador del Estado, Wilfredo Chávez, aseguró que quienes asistieron a la cita en la Universidad Católica Boliviana (UCB), convocada por la Iglesia Católica y la Unión Europea, tuvieron una “participación delincuencial, pues se estaban atribuyendo el derecho del pueblo”. Además, aseguró que Bolivia “no es colonia ni del Vaticano, ni de la Unión Europea”.

En el comunicado, el bloque europeo sostiene: “La Delegación de la Unión Europea, junto a la misión diplomática de los Estados Miembros de la UE en Bolivia, rechaza categóricamente las acusaciones de haber participado en noviembre de 2019 en una conspiración con el objetivo de preparar un golpe de Estado”.

El expresidente Evo Morales renunció el 10 de noviembre, acorralado por denuncias de fraude electoral –descartadas por diferentes estudios-, protestas cívicas, un motín policial y la “sugerencia” militar de dimitir. Poco después ya se gestionó la cita en predios de la UCB, donde estuvieron los expresidentes Carlos Mesa, Jorge Quiroga, representantes de los cívicos de Santa Cruz y de Potosí, actores centrales en las protestas, entre otros.

La expresidenta del Senado Adriana Salvarierra, junto a dos de sus correligionarias, asistió a la cita y para entonces, como ella misma lo cuenta, les dijo que le extrañaba la convocatoria para hablar de sucesión cuando Áñez ya estaba desplazándose con la cápsula de seguridad presidencial.

Quiroga demandó en términos duros el viernes 30 de julio a la Unión Europea pronunciarse sobre su papel en noviembre de 2019.

“Voy a agradecer a la Unión Europea lo que hizo, aunque voy a repudiar que ahora cobarde y cómplicemente se calle cuando son atacados todos los días y desconozcan el trabajo que hicieron. ¿España por qué se calla? Hasta pagaron la auditoría de la OEA. ¿Ahora van a decir que vale lo de Salamanca? Miren la ridiculez en la que caemos”, cuestionó.

Tuit del expresidente y excandidato presidencial Carlos Mesa sobre el pronunciamiento de la UE.


/RI/Fuente La Razon

Por webmaster

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?