(La Paz, 5 de julio 2021).- El comandante general de la Policía, Jhonny Aguilera, afirmó este lunes que todavía se desconoce si existen extranjeros involucrados en el conflicto de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca) de La Paz que durante el fin de semana dejó un uniformado muerto por el impacto de un proyectil de arma de fuego.

“La investigación tiene que tener un nivel de certeza antes de poder afirmar quiénes son los responsables y desde mi perspectiva todavía no conocemos, no sabemos si existen personas de otras nacionalidades involucradas en este fatal desenlace”, dijo Aguilera en una entrevista con La Razón Radio.

Esta declaración surge después de que Elena Flores, dirigente de uno de los dos sectores enfrentados, acusó a Armin Lluta, líder de otro bando de los cocaleros de La Paz, de haber contratado a extranjeros para amedrentar a los productores que acudían al ampliado que ella había convocado el sábado en Coripata para allanar las elecciones que elijan una nueva dirigencia de Adepcoca.

“Pedimos que se esclarezca la muerte del hermano policía, nosotros sabemos que es el grupo de Armin Lluta, él ha contratado a peruanos y colombianos para amedrentar a nuestros compañeros”, dijo la dirigente del sector afín al oficialismo.

Aguilera recordó que producto de una orden de operaciones, los policías se dirigieron el sábado rumbo a la localidad de Coripata en Los Yungas de La Paz para “restablecer el orden”.

“Pero en el trayecto se han encontrado con una serie de zanjas que impedían que se podía llegar hasta Coripata y en inmediaciones de Auquisamaña, que algunos llaman Bajo Unduavi, se presentó un bloqueo que nosotros creemos fue provocado con una maquinaria porque había zanjas que eran imposibles de rellenar”, señaló.

Entonces, según el jefe policial, “ese aspecto fue aprovechado para generar mínimamente dos disparos”, uno de los cuales impactó en la cabeza del subteniente Reinaldo Quispe y quien gracias al equipo que llevaba logró salvar su vida.

Ahora “él está restablecido, pero otro disparo le generó la muerte al cabo Miguel Ángel Quispe Nina, quien, de acuerdo a la autopsia, (sufrió) traumatismo torácico producto del impacto (de un proyectil que ingresó) por la parte inferior de la espalda, traspasó el pulmón y salió por la axila derecha”, detalló Aguilera.

La Policía Boliviana, en principio, se constituyó en parte querellante de este hecho y dispuso que un equipo especializado realice la investigación. Sin embargo, de acuerdo al jefe policial, en este tipo de hechos, se produje un “pacto de silencio” que “ralentiza” el proceso indagatorio.

Entretanto, se presume que, “por la distancia y por el orificio en el cuerpo (del policía fallecido), pudiera tratarse de un proyectil (de uno) de los fusiles mauser utilizados en las contiendas de la Guerra del Chaco”, indicó.

Todavía no hay ninguna persona aprehendida y se espera que el diálogo convocado para las 16.00 de este lunes por el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, finalmente ponga fin al prolongado conflicto cocalero.

/RI/Fuente La Razón

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?