(La Paz, 5 de julio 2021). – La juez Noveno de Instrucción en lo Penal determinó la detención preventiva del excomandante de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), Jorge Terceros, en la cárcel de Palmasola en Santa Cruz. Mientras que el excomandante de la Armada Boliviana, almirante Gonzalo Jarjuri, fue remitido al penal de Patacamaya por el caso de supuesto «golpe de Estado».
La fiscal de materia, Magaly Bustamante, solicitó la detención preventiva por seis meses, ya que el caso es «complejo» y se deben realizar varios actuados, pero la juez redujo el tiempo a cuatro meses. Terceros y Jarjuri fueron imputados por los delitos de terrorismo, sedición y organización criminal.
La audiencia cautelar se instaló a las 16.00 horas, aproximadamente, y se extendió por cuatro horas; en la misma participaron la abogada del Ministerio de Gobierno, el subprocurador, Kaleff Clemor y los abogados de la defensa.
En la fundamentación que hizo la fiscalía, afirmó que el 21 de octubre comenzó a gestarse un «golpe de Estado», organizado por los opositores y con la participación de los imputados. Pero no señaló las irregularidades que se registraron durante la jornada electoral ni la paralización del sistema de conteo rápido.
En ese contexto, el abogado de los militares, Eusebio Vera hizo una explicación sobre los hechos que generaron el malestar en la población, desde el referéndum del 21 de febrero de 2016 y las irregularidades que se registraron en las elecciones del 20 de octubre de 2019. Consideró que esos hechos son el origen de la crisis política y social que vivió el país.
La Fiscalía sostuvo que el 5 de noviembre, el excívico Luis Fernando Camacho llegó a La Paz tras evadir el bloqueo de caminos  gracias al apoyo de la Policía y los militares. Esa aseveración fue cuestionada por la defensa de los imputados, ya que no se demostró la participación de los mismos en el hecho referido..
En otro de los puntos, para sostener la imputación, la fiscal aseguró que los militares no realizaron ninguna acción para evitar el amotinamiento de los policías en Cochabamba, que se gestó el 8 de noviembre, dos días antes de la renuncia de Morales.
Ante eso, Vera recordó que sus clientes no tenían competencia para evitar esos hechos porque ellos no son miembros de la Policía Boliviana.
Finalmente, Bustamante aseguró que los imputados, Jorge Terceros y Gonzalo Jarjuri, en su calidad de excomandantes de las Fuerzas Armadas y al respaldar las declaraciones del entonces comandante en jefe de las fuerzas armadas, Williams Kaliman, que sugirió a Morales que renuncie al cargo, facilitaron que se genere un ambiente de inestabilidad y conflicto en el país.
Amenazas
Por otra parte, el abogado y militar en retiro, Jorge Santisteban, reveló que el exvicepresidente Álvaro García se comunicó con el general Terceros el 11 de noviembre de 2019, para advertirle que si no autorizaba la salida del avión que los trasladaría (a él y a Evo Morales) a México, sería responsable de la muerte de ciudadanos de la zona que iban a ser atacados por los movimientos sociales afines al MAS.
«A las 16.30 de ese día, Álvaro García Linera llamó al general Terceros y le amenaza diciendo que si no autorizaba el sobrevuelo, se haría responsable de una matanza de cientos de personas en la ciudad de La Paz y en la zona Sur, porque iban a bajar movimiento sociales a cometer un acto terrorista», aseveró.
/RA/Fuente ANF
Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?