El ministro de Justicia, Héctor Arce, aseguró que los nueve compatriotas bolivianos, detenidos «injustamente» en Alto Hospicio, Iquique, Chile, no cometieron ningún delito; por tanto, no pueden declararse culpables de algo que no cometieron.

«Escuché ciertos comentarios que se estarían declarando culpables nuestros compatriotas bolivianos, jamás nos vamos a declarar culpables de crímenes que nunca se han cometido», dijo citado en un boletín de prensa de su despacho.

La autoridad fue enfática al señalar que no existe ningún acuerdo ni pacto alguno al que se refirió el canciller de Chile, Heraldo Muñoz.

Muñoz reveló el martes que existe un principio de acuerdo entre la Fiscalía chilena y la defensa de los bolivianos detenidos para llegar a un procedimiento abreviado, que posibilite una salida rápida a su proceso judicial.

Arce, quien participa en Sucre en la celebraciones del aniversaraio de la Revolución del 25 de mayo de 1809, informó que los abogados de los nueve detenidos recibieron el ofrecimiento de la Fiscalía chilena el pasado viernes, sobre la posibilidad de un procedimiento abreviado.

Agregó que la oferta fue escuchada pensando en la vida e integridad de las nueve personas que injustamente están sufriendo un castigo y que debería terminar de la mejor manera.

Sin embargo, sostuvo que aún continúa el análisis jurídico, que no implica, de ningún modo, el reconocimiento de la comisión de los tres delitos por los que se los procesa, «menos admisibilidad de culpa» pues la misma legislación procesal penal chilena establece expresamente que la sentencia, en un procedimiento abreviado, contempla la posibilidad de la absolución.

«Allá (en Chile) no hay un reconocimiento de culpabilidad ni de responsabilidad penal, lo que ocurre es que se lleva adelante un proceso en el que tranquilamente puede salir una sentencia de absolución bajo ciertos acuerdos y parámetros que agilizan el proceso y garantizan algunos elementos que se pueden acordar, esa diferencia es fundamental para entender», explicó.

El Ministro de Justicia manifestó que las tres imputaciones penales que señala la fiscalía chilena son delitos «imposibles» y que los nueve funcionarios cumplían un trabajo específico de lucha contra el contrabando.

El argumento del robo es una «figura antijurídica», porque no estamos hablando de propiedad sino de una mercancía ilegal que pretendían hacer ingresar a territorio boliviano». Aclaró que el contrabando no se genera de Bolivia hacia Chile.

De acuerdo con las pruebas, los compatriotas bolivianos reportaron todos sus actos a sus superiores tanto del mando militar como de los controles de la Aduana Nacional de Bolivia entre el 18 al 19 de marzo. «Alguien que va con la intención de robar, no reporta a sus superiores, no informa constantemente de sus actividades».

En el segundo caso, el delito de contrabando se entiende como la internación ilegal de mercadería con fines económicos. Al respecto, supuestamente se habrían internado vehículos oficiales del Ejército y de la Aduana Nacional de Bolivia en territorio chileno, lo que es totalmente irracional. «Estamos hablando de vehículos del Estado boliviano que en ningún momento pretendían ser comercializados en ese país», sostuvo.

La tercera acusación se refiere al porte de armas. «De los nueve funcionarios, dos de ellos son oficiales de las Fuerzas Armadas y estaban combatiendo el delito del contrabando. Esa gente (los contrabandistas), generalmente, tienen actitudes hostiles y son peligrosas», señaló.

«Llegamos a la firme y absoluta convicción de que no hay materia justiciable», remarcó.

«LIBERARLOS PRONTO»

En esta situación, el presidente Evo Morales, quien viajó a Ecuador para asistir a la posesión del presidente de ese país, Lenin Moreno, expresó nuevamente su solidaridad con los bolivianos detenidos y prometió «liberarlos pronto».

“A los nueve hermanos detenidos en Chile: No están solos, pase lo que pase, con la lucha y unidad del pueblo, pronto los liberaremos”, dijo Morales en su cuenta de Twitter.

LA PAZ/ RI-reportes ABI y ANF.

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?