(La Paz, 27 mar ).- El masivo cabildo realizado este miércoles de choferes de base resolvió desconocer a los dirigentes federados, iniciar un proceso penal y pedir auditoría externa a los recursos que se recaudaron por sus aportes al Fondo Prosalud, que suman millones de bolivianos.

En el cabildo se reunieron choferes de La Paz y El Alto, con participación de sindicatos como Eduardo Abaroa, Pedro Domingo Murillo, Virgen de Copacabana, Exaltación, entre otros. El movimiento se activó para pedir rendición de cuentas de los aportes de 20 centavos que pagan los transportistas en el peaje de la Autopista.

Si bien el ejecutivo departamental Rubén Sánchez -que está en la lista de quienes recibieron dinero- había ordenado a las bases no asistir al cabildo, los choferes que se presentaron en la reunión llenaron la plaza San Francisco y el carril de bajada de la avenida Mariscal Santa Cruz.

Golpearon y quemaron muñecos representativos de sus dirigentes. Los monigotes llevaban los nombres de Rubén Sánchez, Víctor Tarqui que es ejecutivo de la Federación Andina de El Alto e Ismael Fernández de la Confederación nacional.

Resolución

El cabildo emitió una resolución de cuatro puntos.

En el primer punto decidieron formalizar una denuncia penal, en calidad de víctimas, ante el Ministerio Público, para que se investigue el destino de los recursos recaudados.

El segundo punto consiste en pedir una auditoría externa de los aportes y remitir ese estudio al Ministerio Público. Solicitaron que también se actué en el marco de la Ley Marcelo Quiroga.

El tercer punto es exigir un seguro de vida y salud para los afiliados a la Federación.

En el cuarto punto se determinó desconocer a los dirigentes de la Federación Departamental 1ro de Mayo y la Federación Andina de El Alto.

Por último, se pidió “voto universal” para la elección de nueva directiva.

/RI/Fuente: Erbol

 

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?