(La Paz, 29 mar ).- La jueza del Juzgado de Sentencia Séptimo, Cinthia Fabiola Pardo Chavarría, fue detenida al mediodía de ayer por agentes anticorrupción cuando finalizaba una audiencia de cesación en favor del copiloto de una avioneta, que fue descubierta con 170 kilos de cocaína en la localidad de Cuatro Cañadas en 2018. El hecho fue confirmado por el fiscal anticorrupción Iván Ortiz, que, junto al fiscal departamental Mirael Salguero, ejecutó la acción y movilizó a las autoridades, que desde temprano estuvieron ‘rastreando’ todos los pormenores de la audiencia.

Ortiz afirmó que la jueza, la tarde del miércoles, había decretado la cesación a la detención del procesado boliviano y copiloto Andrés Jesús Chávez Arce. Ayer se volvió a instalar la misma audiencia, donde el fiscal de Sustancias Controladas, Luis Enrique Rodríguez, fundamentó la ampliación de los riesgos procesales por considerar que la libertad era una aberración.

A esta nueva audiencia asistió el copiloto, que solo debía de cumplir con algunos requisitos para irse, pero al final su libertad quedó en suspenso por la detención de la jueza.

La historia de la narcoavioneta
El Deber accedió al expediente de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn), que cuenta cómo una narcoavioneta fue hallada a fines de agosto de 2018 con 170 kg de cocaína.

Aquel día los agentes de la Felcn se desplazaron a Cuatro Cañadas y ubicaron una pista clandestina. Se agazaparon en el monte, observaron el aterrizaje de la nave, matrícula CP-3097, y vieron cómo del monte aparecieron dos hombres cargando bultos para subir a la nave. Al ver a los agentes trataron de escapar, pero fueron detenidos el piloto colombiano Héctor Román Solano Ramírez y el copiloto Chávez Arce.

La Fiscalía antinarcóticos los imputó por tráfico de sustancias controladas y asociación delictuosa, y se ordenó su detención preventiva en Palmasola.

Procedimiento inmediato
Por tratarse de un caso prácticamente cerrado, por la flagrancia, la Fiscalía presentó un procedimiento inmediato para los detenidos. Esto significa que debían ser llevados a juicio en 30 días y recibir una sentencia.

Sin embargo, el juez cautelar de ese entonces fue recusado varias veces por la defensa de los imputados. El 6 de diciembre pasó a conocimiento de la jueza Pardo Chavarría y el procedimiento se alargó hasta ayer, sin emitirse ningún fallo.

El coordinador de la Fiscalía Antidrogas, Luis Enrique Rodríguez, aseguró que se presentó la acusación contra los detenidos, pero que nunca se escuchó ni se desarrolló el juicio.

Ortiz manifestó la preocupación de la Fiscalía en este caso. Señaló que tras un seguimiento se detectó una conducta de total parcialidad de la juzgadora hacia los imputados. Explicó que, desde diciembre, hace casi cuatro meses, la jueza dilataba la causa y no avanzaba el juicio.

“Resulta que los detenidos a juicio nunca les daba la gana de acudir. Sin embargo, a las audiencias de cesación sí asistían, eso no es posible”, dijo. Por ello la jueza será imputada por prevaricato, incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias.

Otro caso de 600 kilos de droga
Ortiz aseguró que ya se descubrió otro caso que atendió la misma juzgadora, donde accedió a liberar a siete de ocho procesados por narcotráfico, a los que la Felcn les incautó 600 kilos de cocaína en una operativo realizado en 2018 en Villa Montes.

/RI/Fuente: El Deber

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?