(La Paz, 22 de junio 2021).- En otra de las revelaciones sobre la crisis poselectoral de 2019, un par de horas después de la renuncia del presidente Evo Morales, Branko Marinkovic reclamaba el avión presidencial para la “próxima presidenta”, en alusión a la entonces senadora Jeanine Áñez.

“El avión presidencial es eso presidencial!!! Qué hace en el Chapare? Eso es robo de bienes del Estado. Debería estar a disposición de la próxima presidenta y no ella esperando vuelo comercial!!!”, escribió a las 19.40 del 10 de noviembre de 2019 en Twitter Marinkovic, que más tarde, luego de volver de su “exilio”, se convertiría en el ministro de Economía del régimen transitorio.

Morales había renunciado a las 16.50 de ese domingo en Chimoré, adonde había llegado en el avión presidencial junto con el vicepresidente Álvaro García y la ministra de Salud, Gabriela Montaño.

Inmediatamente después de la dimisión, la Iglesia Católica y la Unión Europea (UE) convocaron a los actores políticos a una reunión de emergencia en la Universidad Católica Boliviana (UCB), a la que asistieron Ricardo Paz, en representación del candidato presidencial Carlos Mesa, y Jerjes Justiniano, comisionado por Luis Fernando Camacho, que semanas antes había liderado protestas contra Morales.

Ese día no había mandatario sucesor y Áñez había sido propuesta en esa reunión (Paz llamó por teléfono a la senadora) presidenta. “Yo respondo que estaría dispuesta si podría contribuir a la pacificación del país”, recordó Áñez en su declaración testifical por el caso Golpe de Estado el 8 de junio de este año.

Según reportes periodísticos, Mesa había proclamado ese día en la plaza Murillo que “nadie del MAS debía continuar (el proceso de sucesión)”. Este mismo criterio fue contado por Áñez en sus declaraciones ante el Ministerio Público.

La Iglesia Católica admitió que ese domingo 10 de noviembre Áñez era la opción. “En conclusión, Áñez se hallaba jurídicamente habilitada para ocupar inmediatamente el cargo de presidenta del Senado”, develó la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) en su Memoria sobre el proceso de pacificación en Bolivia, octubre 2019-enero 2020, presentada la semana pasada.

Áñez no era presidenta el 10 de noviembre, pero las Fuerzas Armadas ya habían dispuesto para ella la cápsula presidencial, un aparato de seguridad policial. Ella misma admitió ante el fiscal Omar Mejillones que cuando llegó a El Alto, cerca del mediodía del lunes 11 de noviembre, un militar la recibió y le dijo que por instrucciones superiores debía trasladarla en helicóptero.

Entonces segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores, la legisladora beniana llegó a la plaza Murillo resguardada por la cápsula de seguridad. Ante el fiscal Mejillones, dijo que le sorprendió el operativo.

Marinkovic volvió al país el 14 de enero 2020, luego de varios años de haberse exiliado al estar implicado en el caso Terrorismo, referido a la irrupción de extranjeros en Bolivia con el presunto fin de intervención y magnicidio de Evo Morales en 2009.

El 28 de septiembre de 2020, Áñez nombró al empresario ministro de Economía, en reemplazo del destituido Óscar Ortiz.

/RI/Fuente La Razón

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?