Tiwanacu/Orinoca, 21 jun – Bolivia celebró el miércoles la llegada del Año Nuevo Indígena Amazónico 5525, con decenas de ceremonias de madrugada que coincidieron con la salida del sol.

La celebración del feriado del solticio de invierno -que en el hemisferio sur está marcado por el advanimiento de la noche más larga y el día más corto- tuvo actos destacados en las ruinas de Tiwanacu, en Orinoca, pueblo natal del presidente evo Morales, en La Paz, en El Alto y en las ruinas indígenas de Samaipata, en Santa Cruz, donde se relievó la importancia cultural del regreso del sol, conocido en lenguas indígenas como Willka Kuti o Inti Raymi.

Morales recibió el Año Nuevo Andino Amazónico 5525 en su natal Orinoca, departamento de Oruro, y pidió unidad para enfrentar agresiones internacionales que pretenden dominar a Bolivia.

«Pedir unidad nacional para enfrentar problemas internacionales, agresiones internacionales, que todavía pretenden dominarnos como algunos continentes», indicó durante la ceremonia bajo los nacientes rayos del sol en pleno altiplano..

Morales, acompañado por las ministras de Comunicación, Gísela López, y de Culturas, Wilma Alanoca, entre otras autoridades, participó de una ofrenda a la Pachamama a cargo de los amautas, para agradecer a la Madre Tierra todas sus dádivas.

El presidente Evo Morales extiende las manos hacia los primeros rayos del sol, el miércoles en su pueblo natal Orinoca: Año Nuevo Indígena 5525. (ABI).

Aproximadamente a las 7:00 los primeros rayos del sol se dejaron sentir en esa localidad, donde también se dieron cita los pobladores del lugar y turistas, quienes con las palmas de las manos elevadas captaron la energía del «Tata Inti».

Posteriormente, el jefe de Estado se trasladó al ingreso del Museo de la Revolución Cultural de Orinoca, inaugurado en febrero, donde se desarrolló el acto central, que contó con la participación de un grupo folklórico.

El presidente, en el primer día del año indígena y originario, pidió también energía y fuerza para seguir trabajando por el país y destacó que en coto tiempo gracias a la lucha del pueblo se recuperó la dignidad y soberanía.

Instó a impulsar el proceso de descolonización en el país con celebraciones como la que se realizó en Orinoca, pues «son tiempos de igualdad» para trabajar en armonía con la Madre Tierra.

Sugirió recuperar la «identidad nacional» y las canciones de «resistencia», «rebelión» como el «Jula Jula», que dijo era música de los antepasados para hacer frente a la dominación e invasión.

Más adelante, los asistentes compartieron un ‘apthapi’ (tradición para compartir alimentos entre los miembros de una comunidad), para 8.000 personas.

El vicepresidente Álvaro García (tercero izq) participa en una ceremonia ancestral, en Tiwanacu, al recibir el miércoles el Año Nuevo Indígena 5525. (ABI).

TIWANACU

El vicepresidente Álvaro García Linera recibió el miércoles el Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco 5525 en el municipio milenario de Tiahuanaco, principal sitio arqueológico distante a 72 kilómetros de la ciudad de La Paz.

García Linera, acompañado por diferentes autoridades nacionales, departamentales y municipales, participó de una ofrenda a la Pachamama (madre tierra) preparada por el Consejo de Amautas de la región, con el objetivo de agradecerle todas sus dádivas.

Aproximadamente a las 07:08 horas los primeros rayos del sol ingresaron por las puertas del templo de Kalasasaya de esas ruinas, donde también participaron de la ceremonia ancestral centenares de campesinos originarios, trabajadores, visitantes nacionales y extranjeros.

El Año Nuevo Andino Amazónico y del Chaco se celebra cada 21 de junio en la llamada ceremonia del Willka Kuti o Inti Raymi (regreso del Sol).

RI/ -reportes ABI

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?